• Crea desde 0 tu marca personal 2.0: ¡es fácil!

    El concepto de marca personal nace en EEUU a finales de los años 90, y encuentra en el entorno 2.0 un gran potencial para su desarrollo. Es un instrumento óptimo para comunicar quién eres, qué te hace confiable, qué posibilidades ofreces de compartir valores, conocimientos y actividades, de ofrecer trabajo o colaboración. El valor de una marca personal es inmaterial y variable, y se lo dan los que reciben su influencia. “Eres lo que haces, eres lo que dices que haces, pero también lo que recuerdan de ti y, sobre todo, eres lo que esa gente siente cuando lo recuerda: la confianza. Una marca (o “urbrand”) es una respuesta emocional ante una imagen, el nombre de una empresa o una persona”, escribe Risto Mejide en su ensayo “Urbrands”, merecedor del Premio Espasa 2014 (XXXI edición).

    Es esencial comenzar el proceso de creación de tu marca (Branding personal) con una labor de reflexión, que resulta laboriosa cuando buscas expresar lo que “naturalmente” eres: Óscar Wilde advertía que “ser natural es la más difícil de las poses”. Debes “entrar en estado flowpara definir tu identidad, tus fortalezas y debilidades; qué te diferencia (tu ventaja competitiva); qué puedes ofrecer valioso para otros; cómo mostrar crédito y emoción; con qué actitudes, experiencia y aptitudes cuentas; qué contactos y posibilidades de relación tienes. Lo siguiente, es elegir las personas a las que dirigirte (tu “público objetivo”), hacer un análisis del entorno próximo para identificar amenazas y oportunidades y estudiar bien las características de tu sector.

    Define tus objetivos profesionales, ya seas autónomo, emprendedor, freelance, directivo o empleado, o estés en búsqueda de trabajo, sabiendo que te mueves en un mercado laboral transformado por la globalización, el desarrollo de las TIC y la crisis económica, en el que las tendencias empresariales apuntan al teletrabajo, la subcontratación laboral y el outsourcing. Considera cómo va creciendo un “mercado Gig, en el que  la regulación del trabajo no depende ya de las empresas -con un contrato y un lugar de trabajo fijos-, sino de profesionales que fabrican su propia marca para participar en proyectos temporales de distintas organizaciones o para proponer proyectos propios, relacionados con sus áreas de especialización.

    Concreta esos objetivos generales -difusión de tu marca, promoción o venta de tu producto/servicio, gestión del networking o de tus oportunidades de desarrollo- y define una estrategia de Marketing personal para alcanzarlos, detallada en acciones y técnicas que programes. Ha de ser dinámica: medida, analizada y reorientada periódicamente a corto, medio y largo plazo, atendiendo a los datos y a la coherencia de esas acciones y técnicas con lo que es tu marca.

    Las TIC ofrecen variadísimos servicios y herramientas para diseñar, comunicar, posicionar y difundir tu marca personal y extender su alcance de forma exponencial:

    1. Puede ser conveniente crear un logotipo y un slogan, según el alcance que persigas y cómo sean tus objetivos. Valora la fuerza de los elementos visuales y emocionales, para escoger con acierto tu color identificativo, cuidar la calidad y creatividad de los elementos multimedia de tu marca y crear contenido con “magnetismo”.
    2. Tu propio blog o página web que lo integre, es un medio de comunicación y de relación con el que te haces confiable y generas contenido de valor en tu sector. Puedes incluir testimonios de profesionales que te avalen y utilizar un personal brand video o el storytelling para enriquecer los contenidos. Haz links a tus perfiles en redes sociales, principalmente a Facebook, Twitter y Google+, y luego comparte en ellas contenidos de tu blog/web. No necesitas saber programar, utiliza sistemas de gestión de contenidos como WordPress, VIX o Branded.me  para crearlo. Pon tu nombre y apellidos en la URL, o utiliza palabas clave. Antonio González, en su artículo en Pulse de LinKedin “Los 35 trucos para aparecer el primero en Google en 2015 (checklist SEO)”, da consejos prácticos para posicionarlo bien.
    1. Crea cuentas en diferentes redes sociales –además de LinkedIn-, con un mismo perfil identificativo de tu marca. Elige las más adecuadas a tus objetivos y para llegar al público que te interesa: Google+, Twitter, YouTubeVimeo, Facebook, Pinterest e Instagram (y su aplicación layout para crear collages), son las más comunes. Identifica a influencers del sector y aprende de ellos; crea comunidad; muéstrate activo; ten buenas prácticas y aporta tu granito de valor con ideas, comentarios, compartiendo o marcando like en contenidos interesantes; conecta entre sí o integra tus diferentes cuentas en redes sociales y gestiónalas con ayuda de herramientas como Hootsuite.

    Muéstrate activo en tus comunidades de Gogle+ y grupos de LinkedIn, obtén recomendaciones; optimiza el título y descripciones de los vídeos de tu canal de YouTube o Vimeo (fuente: blog nosinmisredes.es); publica diariamente en Twitter; utiliza eficazmente los hashtags en Pinterest e Instragram -además de Twitter– y las utilidades del servicio de geolocalización.

    1. Abrir una cuenta en about.me o re.vu, significa tener una tarjeta de presentación online con tu biografía, donde vinculas los contenidos de tu blog/web y perfiles en redes sociales. Puedes utilizarla como firma de tu correo electrónico y posts, e integrarla en tu blog/web. Diseña también una tarjeta física con programas como Canva, en la que incluyas el código QR de tu blog/web generado a partir de su URL.

    Luis Ángel Mendaña, granapostador por el 2.0 de la comunicación entre las personas”, que supo anticiparse al valor creciente  de los contenidos, en un post reciente de su blog lugarzen.es predice el futuro de la marca personal: “…no habrá muchos procesos en los que el uso del marketing sea tan positivo y beneficioso para todos como es el de sacar a la luz el talento y potencial de una persona a nivel profesional. La marca personal ha llegado para quedarse…”.

2 Responsesso far.

  1. Yolanda dice:

    ¡Estupendo artículo! Me ha encantado, a los conocimientos técnicos añades conocimientos humanísticos que ayudan a dar más belleza y mayor profundidad a los contenidos, un valor añadido este que no es nada fácil encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *